Cierre de Laureles en la opacidad; ocultarán archivos por 2 años

Comité de Transparencia de Semadet sesionó en diciembre para autorizar que el plan de cierre y abandono de Laureles se clasifique como reservado

Por Violeta Meléndez

A cuatro meses de que el gobernador Enrique Alfaro anunciara el cierre definitivo del relleno sanitario Los Laureles en un plazo de dos años, ya hay incumplimiento de plazos en los proyectos complementarios e incluso ocultamiento de documentos de carácter público.

La primera fecha que se fijó al respecto fue que la empresa concesionaria del basurero, Caabsa, entregaría en noviembre de 2019 un plan de cierre y abandono del sitio, un documento técnico que informa el estado actual del vertedero y las actividades necesarias para clausurarlo. Aunque la firma sí lo presentó en tiempo ante la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), ésta decidió ocultarlo por dos años, o bien, hasta que concluya su revisión.

Vuelve a leer: Unen esfuerzos Alfaro y presidente de Tonalá para cerrar basurero los Laureles

Vía solicitud de transparencia, la dependencia justificó la reserva asegurando que dar a conocer los detalles mencionados por Caabsa para proceder con el cierre de Laureles  puede “dar lugar a presiones políticas o sociales para resolver (el trámite) en determinado sentido, por lo que el interés de un tercero, ajeno al procedimiento, a conocer la información no es mayor a la obligación que se tiene de actuar conforme a derecho”, se lee en el acta del Comité de Transparencia del 10 de diciembre en donde se autoriza ocultar el proyecto.

Pero en “aras del derecho a la información”, la Semadet entregó una versión pública del documento, que consta de la portada completa acompañada de 145 hojas totalmente censuradas con recuadros negros. Ilegible.

Es de señalar que durante el anuncio del cierre definitivo de Laureles el 17 de septiembre pasado, el gobernador Enrique Alfaro descartó que el proceso fuera a verse frenado por amparos, ya que Caabsa estaba de acuerdo e incluso había desistido de sus trámites para ampliar el vertedero.

Otro de los compromisos a corto plazo en el Área Metropolitana de Gudalajara, como parte de un programa integral de reducción de residuos, fue iniciar con un programa de separación diferenciada de la basura en las casas por parte de los camiones recolectores.

De acuerdo con la coordinadora de Gestión del Territorio, Patricia Martínez, en diciembre pasado comenzarían estos trabajos que involucran el esfuerzo de la ciudadanía de entregar su basura clasificada, sin embargo, ningún municipio metropolitano cumplió.

Aunado a ello, se anunció el incremento de Puntos Limpios en Guadalajara y su incorporación en otros ayuntamientos para fomentar la separación y reutilización de materiales, pero de acuerdo con una solicitud de información respondida por la Semadet, no tenía información de que los municipios estuvieran trabajando en ello. Lo que sí informó fue que se encuentra actualmente en estudio el flujo de residuos al interior del AMG para determinar las zonas más aptas para realizar el acopio de la basura a través de plantas de transferencia.

Picachos, sin autorización

Como alternativa al desuso de Laureles, Alfaro mencionó que el relleno sanitario Picachos, en Zapopan, se convertiría en un Centro Integral de Economía Circular (CIEC) y junto con una segunda sede todavía no definida recibiría el volumen de desechos que actualmente genera  Guadalajara, Tonalá, El Salto y Tlajomulco.

Sin embargo, a través de transparencia el municipio de Zapopan reconoció no contar con la autorización de la Semadet para depositar la basura en la quinta celda, que es donde actualmente se entierran los desechos. Por su parte, la dependencia estatal mencionó que se trata de un trámite en proceso de autorización, pues la manifestación de impacto ambiental favorable para ese proyecto data del 2016 y tiene vigencia de un año.

Actualmente, Picachos recibe mil 500 toneladas  diarias de residuos de viviendas en Zapopan, con ese ritmo, se saturaría en 13 meses a partir de octubre pasado, es decir, en noviembre de 2020 vencerá su vida útil y no existe un dictamen técnico, según informó la dirección de Aseo Público por transparencia, que señale la factibilidad del sitio para seguir ampliándolo con nuevas celdas para el depósito de la basura, como pretende el gobernador.

Lixiviados, el gran problema

Otro de los aspectos pendientes de resolver en Picachos es el acopio y manejo de los lixiviados. De acuerdo con una solicitud de transparencia, la dirección de Aseo Público municipal admite que la planta de tratamiento de lixiviados no opera, sin embargo, desconoce la cantidad de jugos de la basura que se generan en el vertedero.

Dicha planta tuvo un costo de 18 millones de pesos y se inauguró en 2012, pero debido a falta de mantenimiento dejó de operar en menos de dos años. Ante esto, comuneros de 12 poblados de la Barranca del Río Santiago en Zapopan enviaron en octubre pasado una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador, al gobernador Enrique Alfaro y al alcalde Pablo Lemus para exigir el saneamiento de los siete ríos contaminados por los vertidos de Picachos.

De acuerdo con el presidente municipal zapopano, un aspecto del programa de reducción de residuos en al AMG que no se ha aclarado es de dónde se obtendrán los recursos para realizar las mejoras necesarias en el vertedero, antes de convertirlo en un centro metropolitano de destino final.

El dato

Plan de cierre y abandono, ¿qué es?

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana 083 Semarnat, que marca las especificaciones  para operar basureros, cuando un vertedero llega al fin de su vida útil se debe proceder con una clausura regulada por un plan de cierre y abanono, que debe incluir el estado en el que se encuentra y los requerimientos técnicos que tendrá en los próximos 20 años para el monitoreo y manejo de gases y lixiviados.

Dicho proyecto ya fue entregado por Caabsa a Semadet en noviembre de 2019, sin embargo, el Comité de Transparencia de dicho ente sesionó el 10 de diciembre para clasificarlo como reservado durante dos años, o bien, hasta que finalice su revisión, argumentando que dar a conocer la información ahí vertida puede utilizarse para ejercer presiones políticas.

Picachos, vertedero millonario

La implementación de nuevas celdas para el depósito de basura en Picachos, construcción de caminos, arreglo de cárcamos para el acopio de lixiviados y ejecución de medidas “urgentes” por derrame de éstos ha significado la erogación de 150 millones 945 mil pesos municipales entre 2010 y 2018, de acuerdo con la solicitud de información folio 7482419.

Sin embargo, su vida útil llegará a su fin en noviembre de 2020 y no hay dictámenes técnicos que sustenten si es posible ampliarlo más.

Violeta Meléndez. Periodista independiente con especialización medioambiental. Tiene una trayectoria de 8 años en medios impresos y digitales desde los cuales ha presentado investigaciones sobre medio ambiente, salud, función pública y más. Gusta de publicar artículos de divulgación científica para explicar desde lo ocasional, hasta lo extraordinario.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.