Home Voces Públicas Los une la corrupción… rumbo a la presidencia de México

Los une la corrupción… rumbo a la presidencia de México

Los une la corrupción… rumbo a la presidencia de México

Cómo cónclave político, los tres principales candidatos presidenciales visitaron la ciudad de Guadalajara para reunirse con miembros de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales A.C. (ANTAD).

Y como canción de moda, José Antonio Mide del PRI; Ricardo Anaya del PAN, PRD, MC y Andrés Manuel López Obrador de MORENA, PT y Encuentro Social; repitieron hasta el cansancio que el principal problema que atacarán -cuando alguno de los tres sea Presidente de México- será combatir y erradicar la corrupción.

¿Se puede combatir y erradicar la corrupción?, No, se puede controlar -en lo inmediato- para que se pueda erradicar falta un proceso de años, sólo se han puesto los cimientos de lo que se espera sea la cura para éste problema sistemático y un camino es el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) y que a decir verdad los partidos políticos que representan los candidatos han retrasado el nombramiento del Fiscal y los magistrados que necesita éste importante sistema para lograr funcionar como engranaje direccionado a combatirla primero y después a erradicarla y con ello estamos hablado de años, varios años.

La corrupción, como lo fue la transparencia en el pasado proceso electoral, son temas de moda que los candidatos adoptan como estrategias de campaña.

Los presidenciables deberían atender a la congruencia, Sí en realidad es su “prioridad”, invitemos a que conminen a sus diputados para que se destraben los nombramientos y comiencen a resolver y votar los juicios políticos que tienen rezagados; con acciones como esas ya podríamos ver una luz al final del túnel de que el control, combate y erradicación de la corrupción va en serio y no quede como un pequeño apartado de la estrategia política de un candidato.

Creer que será la mano santa de un candidato el que por obra de magia termine con la corrupción nos pone en riesgo de que los esfuerzos se concentren en combatir la percepción ciudadana y no el problema mismo.

Faltarán más años para que la Corrupción deje de ser un estilo de vida.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.